3 – Los Ayuntamientos, Tenerife y Canarias, un futuro en nuestras manos

3.1 – Se podría pensar que al descender hacia lo autonómico y lo local nuestra lucha contra este sistema podría perder sentido, ya que son las leyes de la UE y del Estado quienes lo configuran, pero no es así. Ocurre que en los ámbitos más cercanos de la Administración, la otra cara del sistema, la corrupción, se hace más visible porque sus principales vías han sido las leyes autonómicas de ordenación del territorio, los planes urbanísticos, las recalificaciones, licencias y la ocupación de la costa, junto a la escandalosa privatización de servicios que está de moda.

3.2 – No podrá haber ningún cambio mientras los gobiernos autonómicos y locales amparen la corrupción, por eso vamos a seguir insistiendo en las denuncias ante la Fiscalía: exigir hoy y aquí el cumplimiento estricto de la legislación tiene carácter revolucionario porque no es sólo una cuestión de legalidad y limpieza democrática. Es además la necesidad de cortar la vía de la financiación ilegal de los partidos que no quieren cambiar el sistema, porque han convertido el instrumento de participación en negocio. Desgraciadamente, han demostrado que no son rivales políticos, sino enemigos de la democracia.

3.3 – Pero hay más, porque tenemos en Canarias una gran especialidad legislativa: nuestra indecente Ley Electoral Canaria. La más sesgada, antidemocrática e injusta de las que existen en Europa, que es preciso y urgente reformar. Una ley que envía sistemática y directamente a la basura los votos de todos los partidos que no superen el 30% insular, con lo que en ocasiones ningún partido consigue representación por este cauce. Aunque como todo tiene truco en este Régimen, existe una segunda barrera que rescata nuevamente los votos de los partidos que superan el 6% regional, para que sólo los partidos del Régimen obtengan representación parlamentaria. Y así nos va.

3.4 – Canarias, no habiendo sido una de las Comunidades que accedió a la autonomía por la “vía rápida” no ha alcanzado todo el autogobierno ni los mecanismos democráticos que consiguieron las comunidades históricas. No obstante, disponemos de un Régimen Económico y Fiscal (REF) que constituye una fantástica herramienta para el desarrollo económico de nuestras Islas. Un recurso mal utilizado a tenor de nuestras cifras de paro, desigualdad y renta.

3.5 – Lógicamente, nuestra condición de archipiélago distante del territorio continental afecta gravemente al coste de nuestras importaciones y esa es la justificación de la existencia, en el marco del REF, del Régimen Especial de Abastecimientos (REA) que subvenciona las importaciones de productos esenciales para el consumo humano. Pero el REA, las subvenciones a la importación de alimentos, ha desertizado el campo canario sin haber conseguido abaratar la cesta de la compra. Urge reformarlo, porque nuestros parados necesitan los puestos de trabajo generados por toda esa producción agrícola y ganadera que importamos, y porque no es nada sensato subvencionar lo que podemos producir mientras mantenemos enormes cifras de paro.

3.6 – Algo parecido ocurre con la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC) que permite a los empresarios con beneficios destinar a inversiones en su propia empresa los impuestos que tendrían que pagar, logrando así tipos impositivos por los beneficios inferiores al 3%. Ni siquiera a la vista de los hechos son capaces nuestros legisladores de entender que ese mecanismo ha impulsado los “monocultivos” del turismo y la construcción. No llegan a entender que las exenciones y subvenciones no están para destinarlas a quien tiene éxito económico, sino para apostar por una política económica, para invertir en quien muestra las potencialidades para tener éxito en el futuro, en sectores estratégicos. Hacen esto porque como neoliberales evitan hacer la política económica propia de un Estado: no quieren impuestos, ni servicios públicos, sólo mercado. Aunque como viene ocurriendo acabe en desastre para las clases sociales más desfavorecidas.

3.7 – Puestas así las cosas, con escasa democracia y exceso de corrupción, tras el pinchazo de la burbuja y el pago de los pufos con deuda pública se han generado en Canarias unas enormes bolsas de pobreza y desigualdad, mayores que en otros lugares, porque aquí se extremaron en la especulación y el negocio fácil, con el permiso y el impulso de los sucesivos gobiernos de los partidos del Régimen.

3.8 – Por eso, las administraciones local y autonómica deben dejar de impulsar negocios privados para empezar a ocuparse de su tarea, que no es otra que ocuparse de las cuestiones vitales de la gente, ya que son las administraciones más cercanas. Es decir, el agua, la alimentación, la vivienda, la salud, la formación, el trabajo y la energía que necesitamos todos los canarios:

  • 3.8.a – Replantear la totalidad del REF para reorientarlo hacia el empleo, paliando así nuestras escandalosas cifras de paro y la enorme carestía de la cesta de la compra.
  • 3.8.b – Rescatar la privatización del suministro de agua y los recursos hídricos, porque se trata de un bien muy escaso en Canarias y de interés general. Porque las privatizaciones del servicio que se están realizando tienen el único objetivo de conseguir liquidez por parte de los Ayuntamientos y son sólo operaciones financieras encubiertas que nos empobrecen. No hay justificación lógica para pagar a precio de beneficio empresarial (del 15% al 20%) la financiación que obtienen los Ayuntamientos por la concesión de la explotación, mientras los tipos crediticios tienden a cero en los mercados bancarios y la mala calidad hace que tengamos que comprar en los supermercados el agua que nos resulta vital. ¡La explotación privada del agua nunca es rentable a la sociedad!
  • 3.8.c – Considerar estratégica la necesidad de subvencionar, impulsar, formar y apoyar la agricultura, la pesca y la ganadería en todos sus aspectos, y preferentemente mediante cooperativas, hasta conseguir cifras de autoconsumo cercanas al 75%. No sólo para trasladar mano de obra del paro a la mar, las tierras yermas y los canales de distribución, sino para incrementar nuestra soberanía alimentaria, abaratar los precios y mantener un paisaje que es uno de los principales activos del turismo que tiene que seguir el motor económico de nuestra economía.
  • 3.8.d – Considerar estratégica la producción de energías renovables, porque todo nuestro consumo eléctrico procede de la importación y quema de petróleo y tenemos unas condiciones extraordinarias para las renovables. El sol y los alisios son nuestras energías, las que tenemos, junto a un mundo de potencialidades sin explorar en la geotérmica, la mareomotriz y la undimotriz (la de las olas). Y además, por la escasa distancia que tenemos entre la playa y la cumbre, podemos almacenar agua en altura, para tener energía renovable a disposición cuando la necesitemos, a cualquier hora del día o de la noche, con o sin viento ¡Repetir la experiencia de El Hierro por todo el Archipiélago!
  • 3.8.f – Penalizar la existencia de viviendas y locales vacíos porque a consecuencia de la RIC existe un enorme parque inmobiliario infrautilizado que sólo sirve para mantener altos los precios. Hay que aprovechar la situación de los mercados inmobiliarios para dotarnos de un parque de viviendas sociales, proporcional a la desigualdad y el paro que sufrimos en Canarias. Es decir, un enorme parque de viviendas sociales.
  • 3.8.g – Hay que impulsar la formación y el empleo que son y han sido una dificultad histórica para abrirnos al exterior y conseguir una economía con mayor valor añadido. Y porque siempre saldremos perdiendo si establecemos los salarios como factor de competitividad en un mundo que económicamente apuesta por los conocimientos, la investigación y las tecnologías. Hoy no es posible, ni siquiera razonable, querer construir el futuro con el trabajo asalariado de baja calidad que se nos ofrece bajo el impulso de nuestro Gobierno autonómico; esas mujeres del sur, camareras de planta en los hoteles, a las que por un salario indecente obligan a hacer 40 camas al día, para acabar reventadas por el esfuerzo antes de cumplir los 50 años.
  • 3.8.h – El turismo, la pata fundamental de nuestra economía, tiene que huir del estándar de sol y playa para convertir al turismo canario en una marca de calidad: una singularidad en los mercados. Siempre con el objetivo de conseguir un mejor reparto social y un mayor valor añadido por unidad de trabajo. Considerando que sólo el 36% de la factura turística llega a Canarias tenemos que procurar acabar siendo los dueños de nuestra propia oferta para no malbaratarla: impulsar la creación de turoperadores y líneas aéreas canarias que, más allá del todo incluido, sean capaces de retornar rentabilidades al resto de nuestra economía. No podemos seguir ocupando espacios naturales y territorios de la mejor calidad paisajística y urbanística para un negocio frágil que se debilita cuando el espacio económico de nuestros competidores mantiene la paz.
  • 3.8.i – La violencia de género arroja unas cifras en Canarias que son inaceptables. Resulta imprescindible efectuar una actuación de choque creando una red solidaria de apoyo y cobertura a las mujeres en riesgo, dotándola de recursos para que ninguna mujer más se encuentre sola ante la violencia. Hay que llevar la igualdad de género a las escuelas, porque las cifras de violencia sólo indican que gran parte de la sociedad no ha entendido lo que quiere decir igualdad de género.
  • 3.8.j – El fracaso escolar es una lacra que afecta la vida de muchos canarios porque como sociedad no hemos mantenido la atención suficiente para erradicarla. Es una cuestión de todos: de la escuela, los alcaldes, las policías locales y los padres. Pero hacen falta campañas, transmitirles la sensación de que están haciendo algo importante para todos y que los políticos vayan más a las escuelas.
  • 3.8.k – La gestión de los residuos y aguas negras reviste características de desastre ecológico en Tenerife. Una red de emisarios submarinos deteriorados y las emisiones de lixiviados han deteriorado la costa hasta el punto de afectar la biodiversidad, la pesca litoral y hasta el aspecto natural de la costa. En cuanto a los residuos sólidos, la fórmula escogida ha sido sacrificar un municipio, para enterrar todo y no verlo más. El agotamiento del espacio físico los obliga a hacer algo parecido a un reciclaje, un proceso que no podrá ser una realidad mientras no se separe la materia orgánica en origen (los cubos de basura domésticos). Porque la selección del vidrio papel, cartón, aceite… sólo es una forma de obtener beneficios económicos que no aporta soluciones al problema. El compostaje de esa materia orgánica es vital para una tierra con suelos volcánicos y el compost es oro puro si lo esparcimos en nuestros montes. Además, solo unos residuos limpios de materia orgánica pueden ser reciclados con cierta rentabilidad. La alternativa que quieren aplicar, es quemarlo todo en una incineradora que servirá para producir energía junto a emisiones contaminantes del más alto riesgo para la salud humana. Menos puestos de trabajo, riesgos en lugar de beneficios medioambientales y rentabilidad económica para las eléctricas, toda una declaración de principios de nuestros gobiernos.

3.9 – Pero nada será suficiente, no nos hace falta siquiera programa si no convencemos a los ciudadanos de que deben hacerse responsables y partícipes de la democracia ¡Que no vale ir a votar cada cuatro años, o no ir, y luego quejarse de que son unos corruptos!

3.10 – Tenemos las instituciones necesarias y un patrimonio natural envidiable, capaz de generar recursos para muchas generaciones si no lo malversamos. Los ciudadanos tenemos que actuar. Hay que coger el timón de nuestro futuro, entender que nadie lo va a hacer por nosotros en nuestro provecho. Para apostar por algo más civilizado, donde el poder del dinero esté supeditado a las necesidades, opiniones e intereses de la mayoría. Y para eso es necesario dotarnos de las leyes y gobiernos más progresistas, justos y democráticos, con mayor aprecio por la cultura y la formación, el bienestar y la salud de los ciudadanos que cualquiera de las otras comunidades y países. Ese es un enorme factor de riqueza, una ventaja competitiva incomprensible para el neoliberalismo que nosotros no debemos despreciar.

3.11 – No podemos dejar que Canarias ignore que es todo mentira en las políticas de austeridad y que las democracias más prosperas y estables ante la crisis han hecho menos caso al mundo financiero, han mantenido y ampliado el gasto social y/o han inyectado liquidez al sistema para paliar los efectos de la crisis entre los más desfavorecidos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a 3 – Los Ayuntamientos, Tenerife y Canarias, un futuro en nuestras manos

  1. Justo dijo:

    3.3 – ….. Una ley -con circunscripciones insulares- que envía sistemática y directamente a la basura los votos de todos los partidos que no superen el 30% en la isla, con lo que en ocasiones ningún partido consigue representación por este cauce que es el único democrático (la circunscripción). Aunque como todo tiene truco en este Régimen, existe una segunda barrera que excluye a los partidos que no superan el 6% regional, pero una vez superada, actúa al revés: rescata los votos descartados por la primera barrera. Para que sólo los partidos del Régimen puedan obtener representación parlamentaria. Y así nos va.

    Me gusta

  2. Lucía dijo:

    Añadir al párrafo 3.3: Hay que eliminar las barreras electorales, repartir, también al Parlamento de Canarias, el número de escaños entre los diferentes Partidos que concurran a las elecciones en función del número de votos que obtengan. Una división pura y dura y recurrir luego al sistema de resto mayor. Cuanto más plural sea el Parlamento más democrático será. La cantinela de la inestabilidad es una trampa de los que quieren controlar el poder.

    Me gusta

  3. Luis dijo:

    Añadir al 3.5: El REA ha servido para que hicieran negocio los intermediarios más que para abaratar la cesta de la compra.

    Me gusta

  4. Luis dijo:

    Incluir en el párrafo 3.8.b: El agua es un bien esencial cuya titularidad debe ser pública. Hay que expropiar a los aguatenientes y volver a hacer público todo el servicio. El agua canaria debe ser de los canarios y nadie debería poder hacer negocio con ella.

    Me gusta

  5. Paula dijo:

    Añadir al punto 3.8.f: penalizar con impuestos a los propietarios de las viviendas vacías que no estén dispuestos a incorporarlas al alquiler en el banco de viviendas sociales.

    Me gusta

  6. candido dijo:

    3.8.h – Suprimir pata, por variable.

    Me gusta

  7. Idaira dijo:

    3.4, AÑADIR AL FINAL DEL PÁRRAFO: “Aprovechando dicha herramienta (REF), debemos caminar hacia una mayor independencia de nuestro archipiélago respecto al Estado, pues la singularidades de nuestra Autonomía nos empuja a buscar fórmulas de mayor autogobierno que desemboque finalmente, en un Estado Federal, donde quepamos todos, con nuestras diferencias y singularidades, basándonos en el respeto mutuo”.

    Me gusta

  8. Odalys dijo:

    Impulsar medidas en la contratación del sector público que aseguren la transparencia para evitar supuestos de corrupción, promoviendo una adecuada función inspectora a cargo de poderes públicos independientes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s